El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

El Miedo

El miedo.
Era una noche cálida, una noche de verano, una noche de luna llena. Las luciérnagas revoloteaban alrededor de la humilde casa, de la cual solo salía una luz débil, una luz que provenía de una sola vela en toda la casa. Dentro se encontraba su único ocupante, habitante, inquilino o como gusten llamarlo, era un hombre elegante, solitario, con una barba negra y larga, siempre vestía trajes, era un intelectual de profesión doctor. Nadie conoce a un hombre tan misterioso como este, pocos conocen su nombre y otros pocos conocen su historia. Se sabe, solo entre esos pocos, que él tenía esposa, pero nadie sabe qué fue de ella, solo que le abandono hace mucho tiempo.
Se encontraba el hombre en su humilde casa, caminando de un lado a otro con un libro en su mano derecha y una pipa en su mano izquierda, la única vela que estaba en la casa se encontraba sobre una mesa, los insectos revoloteaban dentro de su casa, el hombre los ignoraba, seguía leyendo su libro muy concentrado, pero parecía que su concentración no bastaba para dejar de preocuparse por aquel que todavía no llegaba. De vez en cuando echaba un vistazo de reojo a sus alrededores, atento, nervioso, incluso me atrevo a decir que hasta temeroso.
Eran altas horas de la noche, el Dr. No pretendía dormir aquella noche, seguía leyendo su libro, cuando ocurrió lo que él mas temía después del que lo visitaría esa noche, la vela se consumió, ardió a su máximo y se apago lentamente, cuanto más oscura se tornaba la casa más miedo se veía en los ojos del hombre que había tirado el libro al suelo junto con la pipa. Entonces sintió un escalofrió y detrás de él oyó el sonido que pensó nunca llegaría a oír, al menos no esa noche.
-llegaste. Le dijo el Dr. Al visitante que daba vueltas a su alrededor sin decir una palabra.
-dime, ¿qué quieres en esta humilde casa? Pregunto nervioso mientras oía claramente el andar de su mayor miedo que paseaba cerca de él para que sintiese el viento de su pasar.
El hombre comenzó a correr, buscaba la salida pero no la encontraba, estaba desorientado, oía el chillido de los insectos, oía el cantar de los grillos y los últimos latidos de su corazón, sentía las frías gotas de sudor que caían por su frente y las cálidas lagrimas que rodaban por su mejilla. Cuando la desesperación se volvió más fuerte que él se detuvo y grito:
-¡¡HABLAME, MALDITO DEMONIO DEL INFIERNO!!
Y sintió al terminar su última maldición algo áspero que se posaba en medio de sus dos ojos y un olor repugnante. Fue eso. Fue eso lo último que él vio, olio, sintió y dijo. Él ser al que tanto temía
había venido por él, lo que el Dr. Nunca supo que aquello que lo mato también murió aquella noche, al instante en que lo toco. Al salir el sol la casa lucia diferente, parecía una tapera abandonada y en su interior estaba una vela apagada, un libro casualmente abierto en la página que dice “Fin”, una pipa y el cuerpo de un hombre de barba oscura, con un cascarudo en la frente. El mismo cascarudo que lo había atemorizado desde niño, porque si algo que no se pierde son los miedos, podemos ocultarlos, pero nunca los perderemos, porque es otro sentimiento y lo peor es temerle a un sentimiento.
FIN.

Ante todo: BIENVENIDO. Es muy importante que nuevos textos se acerquen a estas páginas, nuevos autores que refresquen el mundo de los cuentos.
El tema me parece muy interesante; tiene algunas incongruencias. Si había luna, afuera era más claro que adentro, por lo tanto la puerta era perfectamente visible.Los tiempos del texto no se condicen.
Siempre debemos revisar el cuadro de situación para hacer creíble la historia.
No diré nada más. No soy profesor, solo un lector sin ninguna formación. El movimiento se demuestra andando. Tu mismo comprenderás qué está bien y qué mal. Léelo como si no fuera tuyo - no es fácil -pero te enseñará a corregir.
Te felicito y espero leer más cosas tuyas. Un cordial abrazo-

Tobin, (obviando los acentos que faltan), te aseguro que creaste un relato con una trama de calidad, buen desarrollo y un final de maravillas. Tiene mucho suspenso y me mantuvo concentrada todo el tiempo. Me gustó. El Miedo al Miedo es la peor de las emociones. Muy bien escrito. Te felicito.

muchas gracias, si admito que soy nuevo en esto de la escritura como habrán notado, pero espero mejorar. muchas gracias por los consejos y las criticas también que son uno de los medios por el que se aprende.

Hola Tobin, Antas que nada:¡BIENVENIDO AL CLUB!.Estás llegando con ganas,¡Qué bueno!.., sigue así, no decaigas. Estoy de acuerdo con los comentarios de LEEDEE y Caizán.Ponles cuidado.Recuerda que siempre es bueno, después de escribir, leer con autocrítica y mejorar lo que podamos.Tienes buenas inspiraciones y tus temas tienen sustancia,¡Adelante!.Un saludo cordial:AMAR.