El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

¡DESVANEO!.

¡DESVANEO!.

Aún siento tus manos tan delicadas,
Acariciando mi piel con sentimiento,
Me elevo en nostálgicos pensamientos,
Y proyecto la fina ilusión imaginada.

Así, sigo corriendo loco de alegría,
Aunque no estés más aquí conmigo,
Cierro los ojos, pero no te consigo,
Sabiendo que no es real, es fantasía,
Y entonces fluyen mis deseos y ganas,
Y al no estar presente, siento tu vacío,
Me doy cuenta que perdí lo que era mío,
¡Qué triste realidad!,estoy solo en la cama.

Pero mi cuerpo palpita con desespero,
Porque siento que no está lo que quiero,
Y lloran con furor mis intensos deseos
Y al no tener tu cuerpo, de tristeza muero.

Ahora, calmo mis ímpetus al estar solo,
Cuerpo sobre sabanas blancas, nada más,
Triste espectáculo:¿Qué hago?, Tú no estás
Y enfrento la verdad, aunque hoy, te añoro.

Vuelvo a inmersionarme entre mis visiones,
Quiero que sean reales, lo deseo con empeño,
Puede mi mente hacer renacer mis ilusiones,
Y en bellos escenarios, vivir de estos sueños.

AMAR.

duele la ausencia, añorando y fantasiando la imagen de la persona que ya no esta , invitando al corazon a no volverse a enamorar.

lindo tu poema abraham.

Así es Viry, Sin embargo, el corazón ofrece muchas sorpresas y uno se vuelve adipto a ellas. Saludos efusivos:AMAR.

¡Excelentemente bien desarrollado este tema!, así le pasa a uno cuando está solo y empieza a pensar en lo que se ha ido. Se quiere tener a nuestro lado, pero al ver la realidad, uno se consigue solo y comienza a desvariar.Te sigo leyendo con interés literario.Amigo,Rayo.

Muy cierto Rayo, y al estar solo, la mente comienza a viajar, se pone fantasiosa y, a veces, nostálgica, pero si las divagancias son sobre momentos especiales, entonces resulta muy agradable el recordar.Saludos amigo:AMAR.