El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

Mala suerte

Se llamaban a sí mismos humanos. Se creían superiores. No admitían ser un mero eslabón en un encadenamiento de casualidades a partir de la fluctuación cuántica de la nada. Fantaseaban con Dios, un creador supremo a su imagen y semejanza que regía el destino del Cosmos sin margen para el azar. Tenían el vicio compulsivo de encasillarse, y encastillarse, en grupos antagónicos que con cierta frecuencia se mestizaban y volvían a dividirse. Estaban especialmente orgullosos de su intelecto. Apenas les preocupaba que un meteorito colosal se acercase a su planeta. Confiaban en su inteligencia: lo desviarían con un sofisticado proyectil. Pero no previnieron su propia necedad, ni los peligros accidentales de su tribalismo irracional, ni los laberínticos vericuetos de los procesos matemáticos no lineales –Teoría del Caos lo habían denominado ellos en un arrebato metafórico más eufemístico que científico–: al programar el artefacto que habían ideado para evitar el brutal impacto del meteorito, se despistaron y mezclaron unidades de dos sistemas de medida de sendas culturas, con tan mala suerte que tanto el punto como el ángulo de colisión no fueron los calculados y el meteorito, en vez de alejarse, se resquebrajó y se precipitó contra la atmósfera, cuya fricción lo desgajó en tres trozos. El primero desmoronó el casquete polar ártico en una miríada de icebers que al derretirse alteraron la salinidad del mar, desquiciaron las corrientes oceánicas, incrementaron la virulencia de los huracanes y provocaron que se fuesen anegando costas y valles. Como efecto de todo ello, se dislocaron los patrones de viento y también el régimen mundial de lluvias. Otro fragmento hizo explotar un almacén de bombas atómicas, lo que desencadenó una gigantesca nube de radiación que fue diezmando a los animales que se encontraba a su paso, humanos incluidos. El tercer pedazo rajó una falla tectónica y se empotró en el magma terrestre, catalizando un aluvión de seísmos, tsunamis y erupciones volcánicas, las cuales emponzoñaron el aire que inhalaban como combustible los organismos humanos. El sol quedó tapado durante años por una neblina hedionda y perenne. La cantidad de algas y plantas disminuyó tanto que el descenso en la fotosíntesis global redujo drásticamente el oxígeno disponible en la biosfera, impidiendo que los humanos respirasen con normalidad. Los pocos supervivientes comprendieron al fin que Dios sí juega a los dados: para reírse de los humanos.

Vamos con la crítica ;)
Hasta que usas la palabra "despistaron" lo único que no me gusta es ese "previnieron" (la forma correcta es "previeron"). El resto me encanta. Te mantiene en vilo pendiende de cómo va a acabar el relato.
Sin embargo ese "despistaron" me ha roto un poco la magia. Es como estar leyendo a un gran escritor y, de repente, leer algo que no asocias con lo leído. No me gusta la palabra, es demasiado... no sé, infantil. Preferiría algo como (así, si pensarlo mucho):
"[i]al programar el artefacto que habían ideado para evitar el brutal impacto del meteorito cometieron el error de mezclar unidades de dos sistemas de medida de sendas culturas[/i]".
El resto está entre ambas posiciones. Me gusta el texto (y la historia), aunque creo que no mantiene el nivel elevado de las primeras 10 o 12 líneas. Tal vez una revisión lo dejaría mejor. Me gusta el final (aunque debo decir que soy ateo). Pero me gusta la resolución.
(Además comparto la idea básica de la historia: también creo que el ser humano se tiene a sí mismo por un semidios capaz de todo a cualquier precio).

Muchas gracias por tus sugerencias, tramposo. Las he tenido en cuenta aunque con algunas salvedades. En primer lugar, no creo que "previnieron" sea exactamente incorrecto y habría que haber puesto en su lugar "previeron". Ambas formas verbales existen y son perfectamente correctas. Eso sí, creo que la redacción de esa frase resultaba un poco incómoda y hast algo cacofónica. En cuanto a la palabra "despistaron", que a ti te parecía infantil, he estado reflexionando y no estoy de acuerdo contigo. Es más, diría que es la palabra exacta para referirse a la acción que se quiere dar a entener, esto es, un error tonto por falta de atención y exceso de confianza. No obstante, también he tratado de pulir esa frase.
Así pues, el relato queda como sigue:

Se llamaban a sí mismos humanos. Se creían superiores. No admitían ser un mero eslabón en un encadenamiento de casualidades a partir de la fluctuación cuántica de la nada. Fantaseaban con Dios, un creador supremo a su imagen y semejanza que regía el destino del Cosmos sin margen para el azar. Tenían el vicio compulsivo de encasillarse, y encastillarse, en grupos antagónicos que con cierta frecuencia se mestizaban y volvían a dividirse. Estaban especialmente orgullosos de su intelecto. Apenas les preocupaba que un meteorito colosal se acercase a su planeta. Confiaban en su inteligencia: lo desviarían con un proyectil. Pero nadie hizo nada por prevenir su propia necedad, ni los peligros accidentales de su tribalismo irracional, ni los laberínticos vericuetos de los procesos matemáticos no lineales –Teoría del Caos lo habían denominado ellos en un arrebato metafórico más eufemístico que científico–: al programar el artefacto que habían ideado para evitar el brutal impacto del meteorito, alguien se despistó y se mezclaron unidades de dos sistemas de medida de sendas culturas, con tan mala suerte que tanto el punto como el ángulo de colisión no fueron los calculados y el meteorito, en vez de alejarse, se resquebrajó y se precipitó contra la atmósfera, cuya fricción lo desgajó en tres trozos. El primero desmoronó el casquete polar ártico en una miríada de icebers que al derretirse alteraron la salinidad del mar, desquiciaron las corrientes oceánicas, incrementaron la virulencia de los huracanes y provocaron que se fuesen anegando costas y valles. Como efecto de todo ello, se dislocaron los patrones de viento y también el régimen mundial de lluvias. Otro fragmento hizo explotar un almacén de bombas atómicas, lo que desencadenó una gigantesca nube de radiación que fue diezmando a los animales que se encontraba a su paso, humanos incluidos. El tercer pedazo rajó una falla tectónica y se empotró en el magma terrestre, catalizando un aluvión de seísmos, tsunamis y erupciones volcánicas, las cuales emponzoñaron el aire que inhalaban como combustible los organismos humanos. El sol quedó tapado durante años por una neblina hedionda y perenne. La cantidad de algas y plantas disminuyó tanto que el descenso en la fotosíntesis global redujo drásticamente el oxígeno disponible en la biosfera, impidiendo que los humanos respirasen con normalidad. Los pocos supervivientes comprendieron al fin que Dios sí juega a los dados: para reírse de los humanos.

No lo siento un cuento. Me parece un borrador, un apunte, una ficha para un posterior desarrollo de un cuento fantástico. Un cuento, toque el tema que toque, debe poseer todo lo inherente a él. Aquí no lo veo. Un traje debe tener, por lo menos, saco y pantalón. No veo que esto sea un traje.

Ya sabes que aquí todo los opiniones :)
Aun así, voy a insistir en la incorrección de la forma verbal "previnieron". Copio la explicación literal que veo en el sitio web de la RAE:
[i]
"prever. ‘Ver [algo] con anticipación’, ‘conjeturar [algo futuro]’ y ‘disponer [lo necesario] para futuras contingencias’. Verbo irregular: se conjuga como ver (? apéndice 1, n.º 61): «Piensan que quien está por morir prevé lo futuro» (Borges Libro [Arg. 1975]). Es incorrecta la grafía Marca de incorrección.preveer, debida al cruce con proveer (‘suministrar’; ? proveer(se)), cuyo modelo es leer; por tanto, son incorrectas formas como Marca de incorrección.prevee, Marca de incorrección.preveyó, Marca de incorrección.preveyendo, etc., en lugar de prevé, previó, previendo, etc.: Marca de incorrección.«Un hombre que prevee su muerte con 10 años de anticipación y no cumple, no es serio» (Nacional [Ven.] 12.1.97)."[/i]

Para que "previnieron" fuese correcto, "vinieron" debería ser alguna forma del verbo "ver", y no lo es. ¿Puedo preguntarte dónde has visto que ambas formas verbales son correctas?

¡Saludos y feliz año!

Y también sacado del RAE, la conjugación completa del verbo [i]prever[/i] (haz clic en "Conjugar")
[url=http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=prever]http://b...

Tenía algunas dudas acerca del verbo prever. Gracias T.

Hola, gracias por los comentarios en primer lugar. Lo del verbo prever se trata de un malentendido. En el relato no se utiliza ninguna forma del verbo "prever", sino del verbo "prevenir", que puede consultarse en cualquier diccionario.