El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

Mi granja se llama México

Rebelión en la granja es uno de esos libros que lees una vez y no lo olvidas jamás.

Hubo tantas cosas que me impresionaron tan profundamente que no puedo evitar recordar, cada vez que escucho un comercial de radio o TV que habla de todos los logros del gobierno actual, al cerdo ese que se la pasaba hablando maravillas de los opresores, alabando sus tonterías, diciéndoles a todos que antes estaban peor y que todo era prosperidad.
En México la prensa hace esta función.
Además, no hace mucho que nuestro presidente conminó a los noticieros a "no mostrar más noticias sobre hechos violentos que afectaran la imagen del país". No vaya a ser que nos demos cuenta de lo mal que estamos...

Por otro lado, recuerdo mucho como los cerdos cambiaban los hechos reales, para fabricarse un pasado, una historia que contar que les conviniera.
En México eso se ha hecho tantas veces!!!
Nuestros libros de Historia de educación básica están llenos de mentiras, están diseñados para crear héroes y fechas para conmemorar sobre eventos que ahora no tienen mayor relevancia. En las escuelas se siguen haciendo festivales con representaciones tipo obra de teatro cuando lo que deberían de hacer es meterlos al laboratorio, mostrarles las nuevas tecnologías, abrirles un poco la percepción.

Cada año en México se conmemora la Independencia con un gran desfile y se hace la ceremonia del grito, donde todos nos sentimos orgullosos de nuestro país. De ahora en adelante, siempre recordaré a los animales, su desfile, su himno, sus batallas y me sentiré como un caballo o un perro mirando mi bandera y pensando que vivo en el mejor país.
En fin, este libro es una maravilla, me ha hecho darme cuenta de muchas cosas.

Anabel, desafortunadamente todo eso que comentas no puede limitarse a un país (¡ojalá!), pues lo puedes ver de una forma u otra con independencia del régimen político, la riqueza del país, el nivel cultural de sus ciudadanos... Vivimos en un zoo, esa es la realidad. Orwell lo llamó granja, pero la idea es la misma.

Anabelita: Si tu te sientes como un caballo; Yo me identifico tal cual perro haciendo una zalema, a todo aquel que con avidés por las mieles del poder ha sido capaz de vender el alma al diablo con tal de conseguir su objetivo. LLEGAR HA SER PRESIDENTE DE UNA NACIÓN.
Muy pronto serán las elecciones para presidente acá en Guatemala y ninguno de ambos es una persona idónea para dirigir los destinos de Guatemala " Claro desde mi punto de vista "
Tu comentario y el libro consolidaron mi percepción politicamente.
saludos désde ZooGuate. Como dice tramposo.

Una cosa que me saca de quicio es la tendencia de los diferentes partidos políticos a presentarse como "capaces de ganar las elecciones". ¿No podrían preocuparse más por gobernar el país que por esa necesidad continua de victoria?. No lo soporto...
En España tenemos elecciones dentro de un mes. Y los "pretendientes" al trono no parecen preparados para la corona que les va a caer encima.

Hola amigos, es muy interesante todo esto que decís.
A mi tb me ha sorprendido muy gratamente esta lectura Anabel, y efectivamente es una metáfora de lo que ocurre, según tú en México, según Yulito en Guatemala y como dice Tramposo es extrapolable a la mayoría de los países.
Yo lo que veo en España es que los que aspiran al poder no ven más allá de sus narices y andan todo el tiempo a ver qué pueden hacer para ganar un puñado de votos engañando a la gente con mentiras más que evidentes.
Dedican su tiempo, pagado por los contribuyentes además, a colocarse bien, ellos y los suyos para cuando sean las elecciones, a asegurarse un futuro en su partido y en el poder. ¿quién se acuerda de los de abajo: los parados, los jóvenes sin futuro, los trabajadores que con su esfuerzo diario levantan el país? Los que están en el poder no, los camelan ahora en campaña electoral y luego si te he visto no me acuerdo.
Este es uno de los muchos motivos por los que en España y en el mundo somos muchos los INDIGNADOS! que como hemos visto estos días es una realidad internacional.
Perdonad la extensión, pero es que me cabreo al ver tanta injusticia.
Menos mal que la gente honesta sigue siendo mayoria.
Un abrazo.[hide][/hide]

Pensé que estas situaciones tan marcadas solo pasaban acá. Es como si este libro hubiese sido escrito en esta época.

Y sí, también he notado que para los políticos el objetivo es ganar la elección, es en el único momento que trabajan duro y ponen en ello todo su empeño.
Nosotros tenemos elecciones en 2012, pero ya es evidente que empieza la guerra para conseguir el puesto de la candidatura... o sea, los cerdos han empezado a pelarse entre ellos :D

"Metafóricamente hablando" jaja
Sí, estoy de acuerdo :lol:

[b][size=4][color=#0000bb]El ganar una elección se ha convertido en una competencia desleal, altisonante y grosera, ya no importan las propuestas ni la forma como se van a desarrollar los programas que cada aspirante, ahora lo que interesa es saber cual es el menos malo, los principios se negocian, se emplea el pasado personal para enlodar el futuro del candidato, se exacerban las más guardadas molestias con el fin de conseguir un voto y lo peor se vende el poder de decidir por unas pocas monedas. En la Rebelión los animales fueron engañados, convencidos y usados pero nosotros aceptamos y permitimos que nos usen.
Conclusión Mis próximas elecciones van con voto en blanco y que viva Benjamin. [/color][/size][/b]

Yo hace ya algunas elecciones que voto en blanco. Sin embargo en las próximas (en menos de un mes ya) votaré por un pequeño. Normalmente me han "escandalizado" un poco las propuestas que se han salido de lo habitual -siempre de partidos extremistas o pequeños-. Siempre he pensado que los primeros no tenían sentido en la sociedad moderna, y que los segundos lo hacían solo para asomar la cabeza entre tanta mediocridad. Sin embargo hoy día creo que la única forma de conseguir un resultado que no sea blanco es votando a negro, pues votando a "gris clarito" no consigues que el resultado cambie demasiado. Esta vez votaré a un partido pequeño pero que, aparentemente, muestran cierta coherencia, a ver si los grandes aprenden a plegarse un poco en vez de "pasar el rodillo" cada vez que toman una decisión.

Amigos: Quien dijo:"PINTA TU ALDEA Y PINTARÁS EL MUNDO".
No se equivocó. No quiero abundar, por que todos han dicho lo mismo, con distintas palabras. Estoy de acuerdo con todos. Ese es el mundo, el que siempre fue. La pregunta del millón es: ¿LO PODREMOS CAMBIAR, SEREMOS CAPACES?

Yo también he votado en blanco algunas veces y otras como dice Tramposo he votado a un partido que aun no ha llegado al poder pero que parece tener buenas intenciones. Ahora mismo lo que tengo claro es que no voy a votar a ninguno de los grandes y poderosos partidos que están demostrando su incapacidad para ayudar a los más débiles, que son mi prioridad.
Y sí, Caizán, claro que podemos cambiar esto, pero hay que proponérselo y no dejarse arrastrar por la corriente.
Saludos.;)

Ya sea que votemos en blanco o a favor de la minoría lo importante es que participemos, no podemos quejarnos si no vamos a ejercer nuestro derecho.

Quizá no tengamos la democracia que queremos pero al menos debemos aprovechar la oportunidad.

Mis mejores deseos para las elecciones de España.

Yo no quiero ser pesimista, pero me cuesta creer que sea posible cambiar esto (lo suficiente), no sé si por dejadez de los ciudadanos o por la existencia de demasiados intereses en los poderosos. Eso sí, me sorprende agradablemente la expresión de descontento que se ha visto últimamente en la calle (desde el 15 de mayo en España). Ojalá sirva para algo.