El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

¡SOLITARIO!

¡SOLITARIO!

Se la pasaba solo, escondido entre lugares sombríos, poco concurridos, alejado de todos. No hablaba con nadie y si alguien se le acercaba, de inmediato se alejaba, sin mediar palabra alguna. Pensaban en el pueblo que se trataba de un loco, alguien que había perdido la capacidad de raciocinio. El, para subsistir se acercaba al mercado y recogía aquellos alimentos que, por alguna razón, eran desechados por los mercaderes. Así, se le veía con un saco, donde iba colocando alguna naranja, una que otra papa, algún tomate, hojas de repollo, y con mucha suerte, alguna manzana o pera, con algún golpe, que la hacía invendible.Ya, a medio día, se desaparecía. Tomaba el camino de las montañas y se iba a refugiar a las soledades del monte.
Un día, un grupo de muchahos, tomaron la iniciativa de descubrir, qué hacía en las montañas. Le dieron unos cuantos minutos y se fueron siguiendo su rastro y sin que se diera cuenta que lo seguían. Caminaron por más de una hora y al fín, llegaron a un paraje, en una gargantilla de la Sierra, donde tenía su refugio. Había una pequeña cueva, a su lado caía una fuentecilla de aguas cristalinas, y alrededor del lugar, diferentes matorrales, muy bien cuidados y de un verdor increíble. Todo se veía muy limpio y una paz inmensa reinaba en el sitio.
Pero ya allí, no les quedó otra cosa que abordar al personaje, que se mostró un poco incómodo. ¿ Qué hacen aquí?.., Váyanse, no quiero compañía. ¿Por qué vienen a molestarme?.., Yo no les causo problemas.
Los muchachos, casi a coro, le respondieron: “No queremos hacerte daño, solo deseamos hablar contigo, ver si podemos ayudarte en algo”.
Con ese ligero acercamiento, se suavizó un poco el clima hostil y empezó una conversación que hizo que fluyera el entendimiento. Fíjate, dijeron los chicos, “trajimos sacos de dormir para pasar esta noche aquí,. Haremos una fogata y cocinaremos unos alimentos que trajimos. Queremos que cenemos juntos”.
Se oyó contestar.-“No es necesario, tengo mis propias provisiones. No les pido, ni quiero nada”.
“Está muy bien”, dijo uno de los del grupo, “pero es un placer poder compartir contigo y conocerte. Deseamos entender por qué tienes este tipo de vida y si podemos ayudarte a regresar a nuestra sociedad”.
Hubo un silencio corto y de nuevo, con voz entrecortada, contestó: ”Justamente, de esa sociedad es que quiero alejarme. Es injusta. Maltrata y no perdona errores. Desecha a la gente y no les permite arrepentimiento. Aquí, tengo mi Mundo. A nadie daño, a nadie le quito, ni le pido. Me rodeo con la Naturaleza y sus pequeños seres : aves, plantas y estos cerros silenciosos. Tengo mi vivienda, mi agua, mis pocas cosas y estoy cerca del cielo que me cubre cada noche, con la paz infinita de las estrellas, su azul intenso y oscuro, una luna que acompaña mi soledad y lo más importante, que puedo hablar con Dios y recibir lo mágico de su poder divino. Me ha hecho un ser mejor y en cierto modo, soy feliz lejos de las inmundicias del poder económico de esta bendita sociedad que Uds. representan. Yo les agradezco, que al regresar mañana, traten de no hacer comentarios que hagan que la gente venga hasta mi santuario a perturbarme. Respeten mi decisión de querer estar solo. Perdón, no solo, sino cerca de Dios. Aquí, en cierta forma, logré mi felicidad y quiero que sea así, mientras viva”.
Luego de oír estas palabras, solo quedó comprender, compartir la cena y desearle suerte en su retiro. La noche se mostró espléndida. Se intercambiaron ideas y el grupo se puso a la disposición por si necesitaba algo, algún día, y que sería interesante poder regresar de vez en cuando, para pasar una noche distinta y tener conversaciones sobre experiencias que enriquezcan el pensamiento. Al siguiente día, regresó el grupo completo al pueblo. No se hicieron comentarios. Se volvió a ver al personaje por entre los suburbios, recogiendo su sustento en el mercado. De vez en cuando, se oía a alguna persona diciendo: ”Miren, aquel recoge desperdicios.., ¿Cómo sobrevivirá?…, En el pensamiento de quienes lo conocieron, una respuesta: ¡Sólo, pero más cerca de Dios, que la mayoría de nosotros!.
AMAR.

Hola Abraham45, me introduje en tu escrito y fué fascinante.Fácil de leer y una trama muy bien concebida, con un mensaje de aproximación a Dios increíble.Me agrdó sobremanera.Gracias amigo, un Abrazo,Rayo.

Gracias por leerme Rayo y por tu comentario halagador.UN saludo cordial:AMAR.

hola abraham:

el personaje encontro su felicidad entre la paz y la naturaleza que el mismo se brindo, alejado de las injusticias de la misma sociedad, pero que no nacemos para amar y ser amados?? cada persona busca su felicidad como la define, el la encontro de esa manera a mi pensar no muy feliz, vivimos en sociedad y tenemos que quitar lo que nos moleste o nos estorbe, la convivencia familiar etc, cada cabeza es un mundo y cada idea debe de ser respetada.

saluditos :cheer:

No "solitario", AMAR, un MONJE en todo el sentido de la palabra. Muy bien escrito. Te felicito

Tienes razón Viry, cada persona es un Mundo y lo crea a su manera.Gracias por leerme.Un abrazo:AMAR.

Así es LEEDEE, se impuso su propio hábito.¡Fuerte su decisión!, pero así es la vida que se escoge.Saludos cordiales:AMAR.

¿Y cuantas veces no necesita uno estar a solas para visualizar mejor las ideas y poder planificar?..¡Son temas que siempre están presentes.A veces, uno se retira a la habitación para estar solo y poder poner en orden las ideas.Siempre se requiere un momento para pensar y si es a solas, pués mejor!.Saludos a todos:AMAR.

Dicen los que saben que, los que escriben; siempre escriben sobre ellos, a veces en forma explícita
otras, implícita. Eres un ser creyente y tus conceptos sobre ese ser, están aquí. Te pido disculpas por no haberlo dicho antes Se me pasó el texto. Muy bueno, un saludo cordial.

[b][size=4][color=#0000bb]Siempre encuentro alguna enseñanaza en lo que publicas o una razón para hacer preguntas. Hoy me haces pensar si es necesario alejarse de todo lo material para encontrar ese camino de comunidad con Dios y si no se cree en un dios para encontrar esa respuesta íntima que nos acerque a no tener miedo de lo que somos.[/color][/size][/b]

Hola MR, interesante y profundatu pregunta.Yo,pienso que para acercarse a lo divino, cualquier momento, sitio u ocasión es buena.Pero, si uno se toma un tiempo especial y se rodea de quietud, paz y armonía, acondiciona más el pensamiento para sentir la presencia de lo excelso.Por eso, a veces, un retiro en una zona o sitio especial, se hace importante para poner las ideas en orden y precisar las deducciones a ejecutar.Por eso lo del retiro solitario.
Ahora, los que no creen en "Un ser Supremo", ellos necesitan paz y sosiego para poner en orden lo que planifican.Y siempre, se crea o no, hay un momento y un período de tiempo para ser autocríticos.A esto,lo llamamos exámen de consciencia y llámese como se llame, hay que analizar comportamientos para reajustar y mejorar nuevas situaciones.Amiga, te saludo con especial afecto:AMAR.

#