El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

POR QUÉ A MÍ?

¿POR QUÉ A MÍ?
La noche la sorprende a veces, bajo la penumbra del mismo farol, ése donde él le estampó el primer y último beso, francés. Entonces se sienta contra la columna de hierro, con los brazos enlazados a sus rodillas, y se le vienen miles de imágenes: el jean deshilachado, la remera de los Ratones, y esos ojos…esos ojos húmedos en los que veía su propia cara, embobada. Y no puede evitar derramar unas lágrimas a modo de veintiún salvas de cañón, a ese amor que habiendo sido inmensamente alto, ahora sólo humeaba agonizante.
¡Qué tiene que aprender? Quién sabe… a veces no se aprende nada, y está bien.
Por eso tal vez, se compra un Cabsha y se tira en el sofá junto a su persa a mirar una película alquilada. Y se pregunta cómo puede ser que la primera imagen sea la de una chica sentada contra una columna de hierro, la de un farol, con los brazos enlazados a sus rodillas, llorando.

Me gustó Leedee. Después de leer "el cementerio" de cuentos, esto es un oasis. Estos días estoy haciendo trámites, entro y salgo a cada rato. Un abrazo.

Hola LEEDEE, me parece la imagen que deja una vivencia desafortunada.¡Cosas de la vida!.Te sigo leyendo.Un abrazo:AMAR.