El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

Sognatore : te enteraste que se borró toda la información de los foros?

Cuando comentás " sorprenderme de que prácticamente no había comentarios en el foro pese a haber sido votado como libro a leer en el mes. El tiempo de lectura estaba casa vencido y había un silencio casi total en el sitio." me doy cuenta que ni te enteraste que hubo un grave problema en el club y no solo el , los foros de la Divina Comedia se borraron, se borro muchisima informacion de los blogs dela gente , de otros foros diversos .... perdón por mi forma de contestar tu ironía pero como nada se pudo hacer para recuperar ensayos, cometarios muy fundamentados ......muchos trabajos de alto valor intelectual practicamente entro muy poco al sitio. hay mucha gente que se borró ...... y si apareció pasando para leer algo . como l hago yo a veces, no escribieron más ,no escribimos más..... y tampoco se molestaron en volver a poner su material en los foros.
Lamentablemente gente ( no se porqué pero especialemente los poetas) hubo muchos que no tenían copias de sus poemas.....y los perdieron...
Bueno a eso me refiero por " pérdida de información" . Por eso los foros de la Divina Comedia quedaron vacíos. y por la frustración o la bronca, no se ha escrito nada a posteriori.......
Saludos y que tengas buena experiencia en el club

¡Hola bell-a-ngel-ina!

Me llena de orgullo contar con una amiga en ciernes que se atreve, cuando todos se han ido, a vociferar con autoridad y propiedad lo errático que otros pueden ser sin conocimiento de causa.

Si comenté mi opinión acerca de la perdida de los blogs personales que consideraría, hoy en día, tan paradójico como insultante para los miembros del club, lo hice tras bambalinas.

¡Sí! Es una forma de protestar más que el airado Marte. Con recursos intangibles mi vasta cólera. Sé muy bien que en el club ha habido aportaciones de muchos estudios y desvelos, eruditos como los tuyos, grandes poesías (Abba, Beatriz, Vonbonek, la desaparecida Lylián de la Vega, Maigua, etc..etc), oscuros, como arrebatadores comentaristas o embelesados enamorados (sonrisas) esos estudios que no son sólo una conjetura ridícula sino una conclusión gloriosa y también no se olvide puede ser la usual forma copiar y pegar ¡Qué importa! Sea quien haya sido el responsables de tamaña idiotez además de la desfachatez de borrar fríamente las grandes o simples aportaciones de los miembros del club durante un año, poco se merecen que por un esfuerzo superior alguien haya guardado sus aportes y los traiga de nueva cuenta.

¿Será un apocalipsis está perdida de información de la fortaleza digital, en un mundo (el único quizá) libre como internet en pleno Siglo XXI? A tenor de ser sincero me hace pensar sin quererlo en aquella anécdota del ingeniero de software finlandés Linus Torvalds.

Con este incidente que no tuve la gracia de presenciar mientras ocurrió. Recordé casi de inmediato que hace un par de meses Andrés, Maldoror y yo, hicimos una pequeña y divertida protesta en el chat. Nos divertimos. Pero hoy aparte de una conmoción fabulosa y una posición que me recuerda al Grito de Edvard Munch ¡Mi blog…que se ha hecho! de uno que otro miembro del club literario nada se ha dicho que yo me haya enterado ni se ha explicado nada aunque sea por el dinamismo de la civilidad de los administradores y sus moderadores.

A pesar de todo esto, Sognatore con el plagio de la ironía, se le escaparon del cerco de los dientes indebida e imprudentemente palabras que más bien fueron despotricadas con ignorancia y poca responsabilidad al llamarnos cobardes. Al principio me sentí aludido, lo confieso, pero después de que la prudencia me dictó la calma me dije: ¡No necesito demostrarle a este señor que el foro de la Divina Comedia apuntaba a ser uno de los mejores estudios realizados por el club literario y sus miembros!

Pero ya está, fin de la catarsis.
Ya puedo seguir con mi café y adelante.

Bellangelina agradezco estos dos espacios al que le diste continuidad en el club…
Te mando un saludo muy especial a donde el ajetreo de la vida te haya llevado (Já)

Desde El pulgarcito de América
Tomás del Valle Cerón