El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

Preguntas...sólo preguntas

“Qué ocupación tan absurda: no parece un juego, ni un rito, ni una costumbre. Creo que lo hacen para llenar el tiempo, simplemente. Pero el tiempo es demasiado ancho, no se deja llenar, todo lo que uno sumerge en él, se ablanda y se estira”
(En La Náusea, Sartre)

¿Qué sucede cuando todo te inunda? Existen cataclismos silentes que exasperan el anhelo de no sentir, de no ver, de no oler, de no beber, de no escribir... Ciertamente, todos dicen hoy día que la verdad es relativa, incluso hay quienes, envueltos en brumas de fe -¿qué es eso?-, dicen que todo está escrito. Sin embargo, ¿qué le sucede al Hombre cuando el sueño se le convierte en su enemigo acérrimo? Se habla aquí del sueño intangible y del biológico, ambos proceden de la misma fuente, conducen a lo mismo. ¿Que la vida es un sueño? Nadie lo sabe, ni quien hable con Dios siquiera. ¿Existe Dios?, ¿no es Dios de la misma naturaleza de los sueños? Entonces, ¿qué es la vida para quienes todo y todos son Dios? Cavilar sobre esto es una bagatela, porque el aire ahoga, la comida da hambre, el abrigo da frío, el agua da sed. ¿Por qué detenerse en fruslerías cuando se atina el epicentro? El meollo del asunto: el Hombre yermo y yerto.
Cuando no hay sementera, ¿qué propósito tiene estar y ser? La vida vaga en brumas. La medianía es la única que se jacta de existir, acechando y lacerando las más nobles intenciones. Ante esto, cabe inquirir, ¿adónde se ha ido eso que han llamado fuerza? Espíritu de espíritus que hace salir el sol cada mañana. La fe es una quimera, mendiga, si se la compara con la fuerza. ¿Qué le espera al Hombre que ha perdido su fuerza? Quizá vaya a habitar una casa extraña, entre desconocidos desviados, ataviados con camisas inmovilizadoras. ¿Los templos no son otras salas acondicionadas para hombres sin fuerza?, ¿qué son los salones de fiesta, conciertos, centros comerciales? En este punto surge el embrollo: ¿cómo discernir si se tiene o no fuerza?
La infertilidad y su corolario, la frialdad, embriagan los sentidos y la razón. Una esterilidad que en absoluto se relaciona con la proliferación de seres humanos en el planeta, sino la verdadera negación de la existencia. Nacer no es existir, ya lo han comentado otrora. Nacer es trascender, se trasciende cuando se existe. ¿Qué es existir? Ya se ha dicho, el decidir es inherente al existir, mas aquí no se desea especular, esto es, no se definirá nada. Tantos conceptos, la plétora de definiciones y teorías pudren el alma. No se pretende vituperar los procesos de la razón del Hombre, sino no hablar de lo que no se entiende.
¿No huye la fuerza de la impasibilidad? Esta es un virus que enerva toda vida, en detrimento de los anhelos y aspiraciones que permiten darle un sentido a cada piedra en el camino. Lo fútil se transforma en un escollo infranqueable, en fetidez exasperante. El amante se torna verdugo, el amigo huele a traición, la tristeza resulta ridícula, el deber aniquila el querer, ergo todo conlleva a la fuerza a fenecer.
¿No es la fuerza el viento que da vida a las velas del barco en altamar? La fe es sólo el alimento de la fuerza del Hombre. Éste creó la fe para conservar su fuerza. La fe es el jardín de la fuerza, es el manantial en el que se refresca.
El Hombre pierde la fe, ¿es la inanición de la fuerza? O, ¿debe aceptarse que el Hombre está condenado a ser lánguido?
V. A. R. M.

la vida en si suscita infinidad de preguntas, que yo me he formulado a lo largo de mi vida y cada día encuentro preguntas por hacerme, algunas veces me he cuestionado si los misterios que existen alguna ves se aclararán, me gustaría saber si los OVNIS existen, si existe el más allá, si hay alguna dimensión desconocida, pero las preguntas más grandes surgen de mi ser: los sueños, Dios, el alma, el estar y el ser, el espiritu, que por mas que leo filosofía, no encuentro razonamientos seguros y fieles, pero segura estoy que mi vida sigue un designio de Dios. Los pensamientos de Sartre y Proust son muy profundos que vale la pena leerlos una y otra vez, la poesía de Rimbaud maravillosa: "El primer estudio del hombre que quiere ser poeta es el de su propio conocimiento, de un modo total. Comienza por buscar su alma, la examina, la palpa, la comprende. Una vez que la conoce tiene que cultivarla: esto parece cosa sencilla...Pero es que se trata de hacer que su alma sea monstruosa...Digo que tiene que ser un vidente, que tiene que hacerse vidente" (Pensamiento de Rimbaud)