El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

Seamos deseo

Con los labios encendidos...
y los dedos por tu piel
[ abriendo caminos...
perpetuándose hasta el infinito...
volviéndose parte de ti.

Dibuje la perfección de tu cuerpo,
tus muslos no se opusieron a mi.
Y quiso ser uno nuestro calor intenso
fundirnos en un infierno de frenesí.

Caigo y divago por tu espalda,
voy hacia el sueño que tanto ansió,
soy colapso, viento y paraíso,
que en tu deseo pretende morir...

Cierro mis ojos, para poder verte,
te besan mis manos y te acaricio con miradas,
estoy entrando hasta rosarte el alma,
ahora solo mía, morirás en mi...