El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

IV Soneto Lujurioso (Pietro Aretino, 1492-1557)

IV

Levanta bien la pierna, vida mía;
quítame ya la mano del carajo,
y si quieres que te haga un buen trabajo
el culo has de mover, reina, a porfía.

Y si mi verga ves que desvaría
y se te va por el postrero atajo,
calma, que no tiene ojos el badajo,
calma, y disculpa su trapacería.

-¡Por el cielo! Locura grande fuera
soltar ahora este ariete, y no apuntarle
donde tenerle siempre bien quisiera.

Que de dejarte por detrás colarle
tan sólo tu persona gozaría,
y, sin goce, yo habría de aguantarle.

Próxima entrega el # V, Un besote, Martaeugenia

para quitarle lo solemne (si es que cabe lo solemne en la sexualidad... ¡qué horror!)

Me hizo reír tu cuarta lujuria.