El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

Sonetos Lujuriosos

}:) Les voy a enviar uno a uno los sonetos lujuriosos de Pietro Aretino, escritos por allá por 1.507, o sea hace la bobadita de más o menos 500 años, o 5 siglos, o medio milenio, como quieran, pero que es un montón de años, lo es!
I

Amémonos sin tasa y sin medida,
puesto que para amar hemos nacido.
Adora mi gorrión, cual yo tu nido,
pues sin ellos ¿valdrá acaso la vida?

Y si aún después de ella, ya extinguida,
fuese posible amar, mi bien querido,
a gritos pediría el bien perdido
para seguir gozando tadavía.

Gocemos, pues, cual lo hizo dulcemente
la primer pareja de mortales,
aconsejados por la audaz serpiente.

Que nos perdieron por amar ¿se dice?
Blasfemias necias son los dichos tales,
que sólo aquel que no ama es infelice.

Qué tal? Un besote, Martaeugenia.

Ya vemos como ese sentimiento desvelaba a los artistas hace siglos y más siglos. Y todavía no le hemos hallado la vuelta. Quiero decir, seguimos con los mismos sufrimientos, conflictos, etc. Seguramente es parte de su misterio y de que siga siendo tan importante para la mayoría de nosotros. El Amor que hace girar el sol y otras estrellas, como decía alguien. Y que ha inspirado bellísimas obras de arte de toda clase. Y que es capaz de sacar lo mejor y lo peor de nosotros. Gracias amiga. Clarice.

Y pensar que, medio milenio después, los psicoanalistas y terapeutas sexuales siguen haciendo gran negocio con la "lujuria" y sus culpígenas consecuencias en la mente y el cuerpo.

Está hermoso Marta Eugenia, espero ansiosa los envíos restantes.

De acuerdo contigo Lilyan, totalmente de acuerdo, pero mientras persistamos en no llamar las cosas por su nombre, en tener pánico ante la palabra sexo, en creer que los adolescentes son unos tontos que no saben que significan las palabras ni en que mundo viven, mientras sigamos empeñados en tapar la luz del sol con una uña, frente a estos temas, la Psiquiatría, la Psicología, el Psicoanálisis, la Ginecología y la Urología, seguirán estando ahí para, cobrando sumas cuantiosas, colaborarnos con nuestros "traumas sexuales", de algo tienen que vivir, así sea de estos moralistas salaces. PD: ya están el II y el III. Un besote, Martaeugenia.