El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

Suicidio

Aqui les dejo el cuento que dio lugar a la creacion de este espacio: leanlo, comentenlo, critiquenlo, es de ustedes.

SUICIDIO

Se perdería el placer de vivir si se conociera el secreto de la muerte.
Johannes Eckhart.

Ese día me deje ver. Empuje la puerta abruptamente y salí. Algunas veces eran niños que recogía en su coche a la altura de chapinero, les pagaba para que se acuesten con él -me pregunto si sería capaz de acostarme con otro por plata-. Como mi padre no me daba dinero para tener esos mismos niños, y tampoco sé si sería capaz de pagar: disfrutaba viéndolos. Siempre me escondía para ver a mi hermano como jugaba eróticamente con el cuerpo de su compañero. Los besos parecían fuertes y las caricias eran mundanas y para ellos excitantes. Se desnudan y entonces mi hermano introducía su pene en el único hueco bajo que tenia su colega y por mucho rato vibraban gimiendo casi a gritos. Luego, el otro, disfrutaba tanto del olor a semen y al sexo de su compañero que succionaba todo en una felación y ya casi corridos seguían gimiendo, desnudos...
Mientras eso pasaba, yo estaba escondido en el closet y de vez en cuando bajaba la mano para apretar entre las piernas un músculo tenso que empezaba a humedecerse. Siempre se venia antes que los niños y luego les pasaba unos billetes y los despedía sin mas miramientos. Entre esos días normales, en los que disfrutaba observando a mi hermano acostarse con otros, vi el rostro angelical y el cuerpo mejor esculpido que nunca había visto hasta entonces. Tenía los muslos levantados y la piel se veía supremamente provocativa, el abdomen plano y los pectorales normales para un chico de 17 años, llevaba un bóxer blanco ceñido al cuerpo que me excitaba tanto, ese día me masturbe en el closet.
Albergaba la esperanza de volverlo a ver, pero parecía que mi hermano había decidido no volverlo a llevar. Hasta que una noche me llamó para decirme que hiciera lo de siempre. Esa noche lo volví a ver. El seguía siendo igual de lindo y sexual que la primera vez, sin embargo no pude dejar de pensar en la cantidad de hombres que habrían eyaculado sobre su cuerpo, aun así, era lindo.
Desde esa noche, mi hermano lo siguió contratando para que le de una eyaculación casi precoz y todas las veces le pagaba y lo echaba nuevamente de su cama y del apartamento.
Me obsesione con tenerlo pero no podía pagarle, además mi hermano no se podía enterar. Un día normal que me pidió que hiciera lo mismo de siempre, ese día corrí el riesgo. Lo esperé en el pasillo, afuera del apartamento. Entré en el ascensor con él y apenas entramos mi mano apretó el músculo duro en medio de sus piernas. Desde ese día nos veíamos a escondidas en algún hotel barato de la ciudad y el precio por acostarme con él, era, dejar que se acueste con mi hermano o con cualquier otro, para pagar el hotel.
Por casi 10 meses hicimos lo mismo. Un día no quiso cumplir los caprichos de mi hermano y salio corriendo desnudo. No volvió al apartamento por dos meses hasta ese día. Yo estaba en el closet como de costumbre. Mi hermano lo desnudó y empezó a besarlo por todo el cuerpo hasta que de repente paró y sacó de su chaqueta un puñal y lo levantó amenazadoramente contra el niño, entonces salí.
No recuerdo nada extraño después de eso. El olor a sangre me excitó. Cuando llegó la policía, los dos estábamos desnudos tirados en mi cama. Nadie sabe nada. La puerta del apartamento estaba abierta. Pasamos la tarde en la estación de policía y luego volvimos al apartamento que ahora es de los dos. Solo nosotros sabemos lo que pasó y juramos guardarlo en secreto.

Simon Estrella
Bogotá, abril de 2008.
(Derechos reservados)

No guarda mucha relación con el cuento. No veo un suicidio ni un intento de esconder o falsear un suicidio.

Por otro lado es un poco confuso porque pasa de la primera persona a la tercera y devuelta sin pausa.
Los hechos también están poco claros, no se sabe si habla del pasado, del prsente o que, salta de lo que hace un personaje a lo que hace otro y el otrro y tampoco es claro.

La historia es muy buena y tiene ritmo y tensión, tiene un enfoque distinto, te felicito por eso.
en una segunda lectura me resultó más sencillo seguir la trama en todo caso.

Hay un poco de cacofonía en algunas partes, mucho volver por ej.

No sé que edad tienes, pero corrigiendo un poco lo escrito tienes un cuento muy bueno, de verdad.