El Club Literario está parcialmente abierto en modo de lectura

¿Conocéis Diván de Terciopelo Rojo?

Hola, estoy escribiendo en un blog una novela por capítulos, llamada Diván de Terciopelo Rojo.
Enlace: http://divandeterciopelorojo.blogspot.com.es/

Espero que le echéis un vistazo, y me comentéis qué tal os ha parecido :kiss:

Aquí os dejo un pequeño fragmento:
"—La verdad es que tuve que arreglármelas para poder sostener el café, leer el periódico y mantener las piernas cerradas. Así, que durante un rato, estuve tan centrada en mis propios equilibrios que el entorno bibliotecario se desdibujó por completo para mí.
—Me hubiera gustado verte por un agujerito. ¡Qué cosas te pasan!
—De pronto, tuve la sensación de que me observaban. Y sí. Frente a mí se había sentado un hombre que, al parecer por su sonrisa, llevaba un rato siguiendo toda mi aventura y desventura con el periódico, el café y la falda.
La miré aterrada.
—No te preocupes —se apresuró a aclararme—, no se me había visto nada. Aún…
— ¡Cómo que aún!
—En un primer momento no reparé en él; pero en un segundo, en un tercero y en un cuarto, sí. ¡Cati, no te puedes ni imaginar qué tipo más interesante! ¿Recuerdas al chico de barbas del anuncio de Trivago?
— ¡Claro! —Asentí. ¿Cómo olvidarlo?, pensé.
—Pues imagínate, como él, pero con unos añitos y algunas canitas más. ¡Guapísimo!
— ¿De aquí de Utrera?
—No lo sé, Cati, no lo había visto en mi vida. Sólo sé que no me quitaba la vista de encima, ni pestañeaba siquiera. Eso sí, de ninguna de las maneras se le borraba la sonrisa, de esas de las que quitan el hipo.
— ¡Vaya!, ¿te sentirías alagada, no?
—No sólo eso.
— ¿A qué te refieres?
—Después de llevarse un rato clavando su mirada sobre mí, y sin borrar aquella exquisita mueca de sus labios. Se levantó, pasó por mi lado, dejó tras de sí una estela de olor a perfume varonil. ¡Uhm! En ese momento, sentí que no llevaba bragas. Depositó el periódico en la estantería de la prensa, y antes de tomar el camino hacia la puerta de salida, se detuvo y fijó sus ojos en los míos. No necesité palabras, Cati, sabía lo que quería, lo que me estaba proponiendo.
— ¡Dios, Ade!
—Entonces, noté cómo mi vagina se humedecía y palpitaba. Con cada espasmo, más me estremecía, y mi mente se nubló.
— ¡Dios, Ade! ¡Qué hiciste!
— ¡Seguirle, Cati, seguirle!"

Hola Dinea, luce interesante tu escrito.Buscaré tiempo para leerlo y después te comentaré.Bienvenida al Club y trata de perticipar activamente para lograr una mayor comunicación e intercambio de ideas.Trata de no ser como las personas que dejan sus trabajos, se los comentan i ni siquiera agradecen por la motivación de ser leidos.., y lo peor, que no leen a los demás y mucho menos los comentan o critican.Espero verte interactuando entre nosotros.Saludos:AMAR.

Muchas gracias, Abraham:

Seguiré tu consejo, e intentaré estar en contacto.

Un saludo

Que interesante animo sigue adelante ,yo también escribo una novela con otro esquema, pero bueno que bonito que te animas a mostrarla gracias.

Muchas gracias, Ashley.

Tengo escrito otra en papel (un cuento) llamado La Niña Que Aprendió A Ser Pizpireta. Pero quería probar qué tal funcionaba escribir en un blog.

Un saludo.

que bueno amiga continua y sigue adelante un abrazo

Muchas gracias, Ashley: :kiss:

:kiss: :kiss: :woohoo: :woohoo: Maravilloso Dinea.Estaremos atentos atus intervenciones para leerte y comentarte.Aún no he podido leer tu libro.Veré cuando tenga tiempo. Saludos;AMAR

Muchas gracias, Abraham.
:D

Espero que cuando lo leas, me comentes.
Un saludo